El uso de lentes de sol con protección UV en los niños es muy importante para su salud visual. Los ojos de nuestros pequeños reciben tres veces más radiación que los adultos.
Casi el 50% de la radiación a la que nuestros ojos se exponen a lo largo de nuestra vida se produce antes de los 18 años.